La UGT rechaza la apertura de comercios en domingos y festivos al castigar inmerecidamente a las personas trabajadoras en el sector

La UGT manifiesta su más absoluto rechazo a la apertura de establecimientos comerciales en domingos y festivos anunciada este viernes en el Consejo de Comercio de Navarra para el año 2022 y critica que esta actuación supone un castigo inmerecido para las personas trabajadoras del sector.

Además, el sindicato pide poder participar en el foro donde se toman este tipo de decisiones, ya que en el Consejo de Comercio simplemente se les ha informado de las aperturas previamente establecidas. Es indispensable que se cuente con la representación sindical y no se deje fuera la voz fundamental de las personas trabajadoras.

En opinión de la UGT, el calendario de aperturas establecido por el Consejo de Comercio no sólo no significa avances hacia la reivindicación de apertura cero de los comercios en domingos y festivos sino que, además, y de forma inexplicable se vuelven a contemplar 6 días de apertura, al incluir el domingo 3 de julio.

Se trata de una decisión que se ha adoptado con el pretexto de que Pamplona ha sido considerada zona de gran afluencia turística, una apertura totalmente injustificada ya que este año se ha demostrado que es un día de menos venta que cualquier otro ordinario.

Junto al domingo 3 de julio, el Consejo de Comercio ha fijado que los establecimientos también podrán abrir el 2 de enero, el 14 de abril, el 3 de diciembre, el 6 de diciembre y el festivo local de cada municipio.

Para la UGT, la apertura de comercios en domingos y festivos dificulta la conciliación de la vida laboral, personal y familiar de las personas trabajadoras en el sector. Además, destruye el pequeño comercio de cercanía, no contribuye a un incremento real de las ventas, ni responde a una demanda real de los consumidores, tal y como ponen de manifiesto numerosos estudios realizados.

En este sentido, la apertura de los comercios en domingos y festivos no genera empleo, sino más precariedad laboral y esto, en las actuales circunstancias de pandemia, aumenta los riesgos para los trabajadores y trabajadoras.

Por todo esto, el sindicato expresa una vez más su total oposición a estos días de apertura, impuestos bajo la presión de las grandes superficies, y pide al Gobierno de Navarra y a la patronal una reflexión en profundidad sobre una medida que no alivia las dificultades que está atravesando el sector comercial.

A juicio de la UGT, estas aperturas castigan inmerecidamente a las personas trabajadoras del sector del comercio, en vez de reconocer el intenso trabajo que están realizando en estos años tan complicados.