FeSMC-UGT, en contra de la calificación de zona de gran afluencia turística de todo el término municipal de Granada

El Ayuntamiento de Granada, ha convocado este pasado lunes, una rueda de prensa en la que ha participado FeSMC-UGT Granada,  para denunciar que con la declaración de zona de gran afluencia turística se ha llevado a cabo la mayor desregulación de horarios comerciales desde que se aprobó el Decreto Ley 2/2020.

Este uso torticero de las declaraciones de Zonas de Gran Afluencia Turística (ZGAT) como “puerta trasera” para la liberalización horaria, en una clara defensa de los intereses de las grandes empresas de distribución comercial y de los fondos de inversión inmobiliaria que gestionan los centros comerciales.

UGT, junto CCOO y con el  Ayuntamiento, Diputación, Facua y la Federación Empresarial de Comercio, rechazan la decisión unilateral del Gobierno del PP de la Junta de Andalucía de declarar todo el término municipal de Granada como Zona de Gran Afluencia Turística y piden que dé marcha atrás.

Recurrirán también al Ministerio para que modifique el decreto y amplíe a 500.000 habitantes el límite para declarar estas zonas

Antonio Jesus Zarza, Secretario General de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo FeSMC-UGT Granada, recuerda que  a pesar de que Granada ha solicitado su propia zona de gran afluencia turística consensuada con empresarios, organización de consumidores y los sindicatos más representativos, UGT y CCOO, ha prevalecido el criterio del Gobierno Andaluz, despreciando el diálogo social.

El ugetista manifiesta la apuesta del Sindicato, compartida con las  organizaciones de consumidores, por la defensa de un modelo de comercio de futuro, profesional, competitivo, sostenible, con diversidad de formatos, de calado social, que contribuya a la creación de ciudad y genere actividad en los cascos urbanos; en definitiva, un modelo de comercio mediterráneo, que mantenga los centros urbanos y los pueblos vivos, y apueste por un consumo responsable, empleo de calidad, que permita conciliar la vida familiar y laboral, y dignifique las condiciones laborales y sociales de las personas que trabajan en el sector: sus trabajadoras y trabajadores.

Y es que como explica el representante de UGT,  los horarios comerciales constituyen una de las piezas clave para la ordenación del comercio, fomentando un equilibrio entre los diferentes formatos comerciales y garantizando por tanto la opción de decidir entre distintos formatos existentes para las personas consumidoras, así como derechos y empleo de calidad para las personas que trabajan en el mismo, potenciando el empleo estable y de calidad, así como los derechos de los consumidores, garantizando una verdadera competencia.

Por último, Zarza (UGT), ha exigido  a la Junta de Andalucía, que se tenga en cuenta la opinión de los agentes sociales y económicos en los órganos consultivos como el Consejo Andaluz de Comercio y que retome el diálogo social.