UGT convoca concentraciones en las tiendas del grupo Inditex el próximo 22 de marzo

A las 12 de la mañana del próximo día 22 de marzo delante de la tienda Madrid (Bershka c/ Gran Vía), Barcelona (Zara de Paseo de Gracia), Valencia (Zara Juan de Austria), Sevilla (Zara Pl. Del Duque de la Victoria) y Málaga (Zara C/ Liborio García), entre otras que se irán anunciando. El motivo de la movilizaciones es la falta de acuerdo en los procesos de negociación abiertos actualmente.

El pasado 22 de febrero, a petición de UGT, Inditex se reúne para abrir un proceso de negociación sobre la madurez y la experiencia de las plantillas de las tiendas en toda España. Sería para hablar de medidas concretas donde se primará la experiencia en la empresa y se negociarán medidas de adaptación de puesto y reducción de jornada cobrando lo mismo para las plantillas con edad avanzada.

En cuanto a la experiencia, Inditex sólo quiere hablar de una prima de vinculación, que primaría la experiencia de la plantilla que tiene una antigüedad muy elevada, que no concreta pero se intuye que sería a partir de los 20 o 25 años de antigüedad, lo que supone una afectación de poco más de un 5% de la plantilla. Al mismo tiempo nos vetan de hablar de otros puntos si queremos hablar de estos dos.

Respecto a este punto, desde UGT nos parece imprescindible hablar de la experiencia, creando un plus de antigüedad por cuatrienios que tenga una afectación real en el conjunto de la plantilla. Al mismo tiempo no podemos aceptar ningún tipo de vetos a una negociación; cada una de las partes hablará de lo que considere, como así ya le trasladamos.

A esto hay que añadir el retraso intencionado por parte de Inditex para cumplir los compromisos de negociación acordado en el plan de igualdad firmado en julio del año pasado. En él se acordó que para el inicio del año 2024 habría un acuerdo en cuanto a consolidación de horas para los contratos a tiempo parcial, reducir la contratación a tiempo parcial y aumentar el número de horas de contrato. También se acordó pactar un número mínimo de fines de semana libres al año. Inditex no quiere llegar a ningún acuerdo después de comprometerse por escrito a ello; realiza propuestas ridículas que condenan a las plantillas a seguir sin librar fines de semana y con contratos de horas muy bajos con jornadas irregulares que no permiten tener un salario digno y que suponen una lacra.

El próximo martes 19 de marzo se mantendrá otra reunión, con las concentraciones encima de la mesa para demostrarle a Inditex que no estamos dispuestos a aceptar lo que nos dicen.

Resulta curioso que lo que plantea Inditex es que, por una cuestión de presupuestos, no puede atender lo que pedimos, pero nos encontramos con la noticia de que, una vez más, baten todos los records en cuanto a beneficios: 5.318 millones de beneficio y 35.947 millones de facturación en 2023, con un incremento neto del beneficio de un 30.3% y con un avance de las ventas de un 10.4%, según ellos mismos publican.

Al mismo tiempo anuncian que propondrán a la junta de accionistas repartir un dividendo de 1.54€ por acción, lo que supone elevar la retribución del accionista un 28% respecto al año anterior, el mayor dividendo de la historia de Inditex.

Nos alegramos mucho de que esto sea así y ojalá suceda todos los años y siempre tenga grandes beneficios, pero no podemos tolerar que la excusa para hablar de lo que realmente quieren las plantillas sea una cuestión de presupuestos. Lo único que pedimos es que las tiendas del grupo tengan unas condiciones dignas. Aunque el avance en el último año y medio fue importante, hay que seguir, queda mucho por hacer.

Nos sorprende gratamente que, después de que anunciáramos en redes sociales y al conjunto de las plantillas con comunicados las movilizaciones convocadas por UGT, el sindicato CCOO se una a ellas. Muchos y muchas aún recordamos cómo a finales de 2022, cuando convocamos huelga en el Black Friday en la provincia de A Coruña, CCOO no sólo no apoyara esa huelga, sino que hizo una rueda de prensa para desmovilizar a la gente y se dedicaba a hablar con las plantillas para que no la secundaran. Gracias a esa huelga y la presión en el resto de España fruto de la misma, se llegó a un acuerdo que mejoró las condiciones de las plantillas de las tiendas de Inditex.